martes, 5 de febrero de 2008

¿Qué son los primeros auxilios?


Se entienden por primeros auxilios, los cuidados inmediatos, adecuados y provisionales prestados a las personas accidentadas o con enfermedad antes de ser atendidos en un centro asistencial. Son las primeras medidas a realizar en el momento de un accidente, no son tratamientos médicos, sino que es una ayuda antes que llegue la atención especializada o antes de llevarlo al centro asistencial.
No basta la buena predisposición para ayudar a los accidentados sino que es necesaria una relativa preparación que permita actuar con
seguridad, firmeza y rapidez para atender lo mejor posible al damnificado, hasta que arribe al lugar el personal especializado.

OBJETIVOS

Los objetivos de los primeros auxilios son:
a.: Conservar la vida.
b.: Evitar complicaciones físicas y psicológicas.
c.: Ayudar a la recuperación.
d.: Asegurar el traslado de los accidentados a un centro asistencial.

NORMAS GENERALES PARA PRESTAR PRIMEROS AUXILIOS

Ante un accidente que requiere la atención de primeros auxilios, usted como auxiliador debe recordar las siguientes normas:

- Actúe si tiene seguridad de lo que va ha hacer, si duda, es preferible no hacer nada, porque es probable que el auxilio que preste no sea adecuado y que contribuya a agravar al lesionado.

- Conserve la tranquilidad para actuar con serenidad y rapidez, esto da confianza al lesionado y a sus acompañantes. Además contribuye a la ejecución correcta y oportuna de las
técnicas y procedimientos necesarios para prestar un primer auxilio.

- De su actitud depende la vida de los heridos; evite el pánico.
No se retire del lado de la víctima; si esta solo, solicite la ayuda necesaria (elementos,
transporte, etc.)

- Efectúe una revisión de la víctima, para descubrir lesiones distintas a la que motivo la atención y que no pueden ser manifestadas por esta o sus acompañantes.

DECÁLOGO PROHIBIDO


· No metas las manos si no sabes
· No toques las heridas con las manos, boca o cualquier otro material sin esterilizar. Usa gasa siempre que sea posible. Nunca soples sobre una herida.
· No laves heridas profundas ni heridas por fracturas expuestas, únicamente cúbrelas con apósitos estériles y transporta inmediatamente al médico.
· No limpies la herida hacia adentro, hazlo con movimientos hacia afuera.
· No toques ni muevas los coágulos de sangre.
· No intentes coser una herida, pues esto es asunto de un médico.
· No coloques
algodón absorbente directo sobre heridas o quemaduras.
· No apliques tela adhesiva directamente sobre heridas.
· No desprendas con
violencia las gasas que cubren las heridas.
· No apliques vendajes húmedos; tampoco demasiado flojos ni demasiados apretados.


¿QUE DEBO SABER PARA BRINDAR LOS PRIMEROS AUXILIOS?

QUE HACER SI TIENE QUE PROPORCIONAR LOS PRIMEROS AUXILIOS

- Compórtese tranquilo y sereno; actuando con calma ordenaremos mucho mejor nuestras ideas y actuaremos mejor.

- Manda a llamar a un médico o a una ambulancia; recuerda que debes llevar contigo los teléfonos de emergencia.

- Aleje a los curiosos; además de viciar al ambiente con sus comentarios pueden inquietar más al lesionado.

- Siempre deberá darle prioridad a las lesiones que pongan en peligro la vida. (hemorragias, ausencia de pulso y/o respiración, envenenamiento y conmoción o shock )

- Examina al lesionado; revisa si tiene pulso, si respira y cómo lo hace, si el conducto respiratorio (nariz o boca) no está obstruido por secreciones, la lengua u objetos extraños; observa si sangra, si tienen movimientos convulsivos, entre otros. Si está consciente interrógalo sobre las molestias que pueda tener.

- Coloque al paciente en posición cómoda; manténgalo abrigado, no le dé café, ni alcohol, ni le permita que fume.

- No levante a la persona a menos que sea estrictamente necesario o si se sospecha de alguna fractura.

- Si la persona comienza a tener náuseas o vómitos hay que dejarla de lado para evitar la asfixia por vómito.

- No le ponga alcohol en ninguna parte del cuerpo

- No darle líquidos a beber porque la persona se puede afixiar.

- Prevenga el shock.

- Controle la hemorragia si la hay.

- Mantenga la respiración del herido.

- Evite el pánico.

- Inspire confianza.

- No haga más de lo que sea necesario, hasta que llegue la ayuda profesional.